Consejos contra el estrés

Escrito el 10 de Septiembre de 2006 a las 10:20 

La gestión del estrés empieza a ser una habilidad necesaria en actual mundo de la empresa, tanto como lo han venido siendo la gestión del tiempo u otras disciplinas similares.

Gestion del EstresEste mes de Agosto, tras un Julio desesperante en lo que a estrés se refiere, decidí comprar este libro: “¡No te quemes!“, de Bob Losyk. Como todos los libros de autoayuda empresarial (yo prefiero llamarlos motivacionales), no encierran ninguna formula mágica, y la mayoría de las cosas que se exponen son bastante obvias, aunque no por ello evidentes. Sin embargo, proporciona una serie de ideas y conceptos claramente expresados, está muy bien estructurado, y puede leerse a ratos cortos o directamente leer sólo las partes que nos interesen (no estoy yo muy por la labor de aprender Chi-Kung por ejemplo ;-) ). Es por ello que recomiendo su lectura.

Algunas de las ideas que más me han gustado:

1. Aprende sobre el estrés, los mecanismos que lo motivan y qué hace con tu cuerpo. Muchas veces no somos conscientes de que ese dolor en el centro de la espalda, ese refriado que no acaba de irse, la dificultada para dormir, el lavantarnos cansados todas las mañanas, la falta de concentración o la irritabilidad excesiva no son más que síntomas de estres. A la larga, el estrés puede derivar en problemas serios, ya que ataca a los sistemas circulatorio e inmunitario y puede provocar depresión.

2. Diseña un plan para reducir el estrés. Estudia las causas de tu estres. Anota durante el día los momentos en los que notas que tu estrés sube y baja. Ponlo por escrito (otro día hablaré del poder de la palabra escrita). Fíjate metas, objetivos y plazos. Diseña estrategias y selecciona los medios de reducir estrés que mejor te convengan. Fija horas del día para dedicarlas a pasear, respirar, hacer ejercicio…

3. Haz ejercicio físico. Es el mayor eliminador de estrés que existe y mejorará tu salud y tu esperanza de vida, además de tu forma física, tu aspecto y tu autoestima. “No tengo tiempo” no es una excusa válida para no hacer ejercicio. No hace falta prepararse para la media marathon: Caminar una hora a buen ritmo es un ejercicio estupendo, y recientemente comentaron en el congreso de cardiólogos de Madrid que 16.000 infartos al año no se producirían si la gente simplemente andáse más.

4. Balancea tu vida personal con la profesional. El trabajo puede llegar a ser un fin en si mismo cuando sientes pasión por lo que haces, pero recuerda que existe toda una vida fuera de él. Muchas veces, pasamos más tiempo con nuestros compañeros de trabajo que con nuestra familia, y esto nos estresa.

5. Gestiona tu tiempo. Sobre esta materia hay mucho escrito, y puede dar para una mini-serie de artículos. Basándome en mi propia experiencia, te diré que lo más importante para una estrategia de gestión del tiempo es un análisis previo de en qué ocupas tu tiempo. Toma notas cada dos horas sobre lo que has estado haciendo, en intervalos de 10 o 15 minutos. Clasifica las actividades en categorías (reuniones productivas, reuniones improductivas, teléfono, interrupciones, café, correo electrónico…). Estoy seguro de que los resultados te sorprenderán.

6. Alejate del politiqueo de oficina y los rumores. Hasta que leí este libro no me di cuenta de que, efectivamente, cada vez que un nuevo rumor se extendía por la compañía o siempre que chocaba con alguien de la empresa por motivos políticos, mi estrés se disparaba por las nubes. He apendido a alejarme de estos entornos siempre que sea posible. Cierto grado de política es inevitable en la empresa, pero no acabes siendo un pasillero.

7. Cuida lo que te dices a tí mismo. El cerebro es una maquina extraña y compleja, y reacciona a lo que nosotros mismos le decimos. Si repites mucho una afirmación, acabarás creyéndotela. Si te dedicas todo el día a decirte “estoy harto de este trabajo, vaya unas condiciones en las que estamos” lo unico que conseguirás es aumentar tu estrés. Busca cosas positivas y centrate en ellas. Si en la empresa no hay nada positivo, quizás deberías plantearte un cambio profesional y centrarte en lo positivo de ese cambio, disfrutar con la anticipación de un nuevo trabajo, nuevos compañeros…

8. Apaga la televisión. La televisión estresa. Punto. No estoy en contra de toda la televisión, y de hecho veo bastante, pero es cierto que me encuentro más estresado tras una tarde de sofá y tele de lo que estoy tras salir a pasear al perro, hacer ejercicio o jugar con mi hijo (cero estrés). Te reto a que cuentes las horas que pasas ante el televisor a la semana y luego me digas que no tienes tiempo para hacer ejercicio… ;-)

9. Relativiza. Me encantó una frase que leí hace poco en un libro que espero comentar en breve: La frase se la decía el autor a una amiga suya que había perdido una maleta en el aeropuerto y estaba haciendo un mundo de ello: “It ain’t cancer“. Muchas veces nos enfurecemos por asuntos laborales, o nos deprimimos porque no hemos logrado una venta, o algo que hemos planeado detalladamente falla por el único sitio que no habíamos previsto… En cualquier caso: No es un cancer. Se puede arreglar.

10. Define claramente tus responsabilidades. Si no lo están, habla con tu Jefe y explícale la necesidad de dejar cláramente delimitadas cuáles son tus funciones y cuáles no. Define tus objetivos y los criterios por los que van a medirse. Intentar hacer más de lo que a uno le toca, pensar que otros están haciendo nuestro trabajo (o, al contrario, están escurriendo el bulto) o pensar que hemos cumplido nuestra trabajo correctamente y que nos digan que no es lo que se esperaba de nosotros puede convertirse en una inagotable fuente de estres e insatisfacción laboral. Cuando tengas clara tu labor y tus objetivos, aprende a decir no cuando sea necesario.

Categorías: Formación, Gestión, Libros
Tags:
Compártelo

Comentarios

7 comentarios a “Consejos contra el estrés”

  1. Luis , el 10 de Septiembre de 2006 a las 16:01 | Trackback

    Buen y útil post. Como dices parecen obvios, pero bien explicados y todos juntitos uno detrás de otro, como es el caso, me parecen un decálogo básico. Creo que los imprimiré y me los colgaré por la mesa.

  2. Ángel , el 10 de Septiembre de 2006 a las 16:23 | Trackback

    Pues no es ninguna mala idea… Otras opciones son colocarlos en la primera página de la agenda o del cuaderno, tenerlos como página de inicio del navegador (cualquier Wiki te valdría para ello) o incluso integrarlos en el escritorio del PC… Puede parecer un poco exagerado, pero el que haya pasado por una época de estrés agudo sabe que hablamos de algo muy serio…Como en todas las listas de “diez cosas que…”, cada uno debería seleccionar como mínimo las tres o cuatro en las que realmente quiere centrarse y mantener en mente el resto.
    Me alegra que te haya gustado y te agradezco el comentario. Nos leemos,

    Ángel.

  3. Nicolás , el 19 de Octubre de 2006 a las 0:07 | Trackback

    No he encontrado aún ningún libro de gestión, liderazgo, marketing, etc..etc..etc… que te trasladen una formula mágica, todos terminan mostrando cosas bastante obvias, pero quizas si que no recuerdan que existen, que están ahí, nos hace reflexionar y relacionar temas, en definitiva sueles salir bastante enriquecido de su lectura. Perdonad que me haya salido del tema, pero estoy cansado de oir lo bueno o malo que son tal cual libro, todos los que he leido tienen una escala de grises, … excepto tengo que reconocerlo, el “Ser competitivos” de Michel E. Potter…

    Nicolás

  4. Ángel , el 19 de Octubre de 2006 a las 13:50 | Trackback

    Hay algo que he observado, Nicolás, y es que la mayoría de estos libros tienen un solo mensaje que se puede resumir en una frase. Pero lógicamente, si intentas mostrar a alguien sólo esa frase probablemente te haga poco caso. Desarrollándo el concepto a base de ejemplos, anécdotas, reflexiones y conclusiones consiguen que “la frase” se nos quede por más tiempo.

    Un Saludo y encantado de tenerte por aquí…

  5. Presión Blogosférica - » Extreme Stress Management - Internet, Negocios, Empresas y Emprendedores , el 30 de Mayo de 2007 a las 17:31 | Trackback

    […] Como decía Steve Jobs hace poco por estos lares, hay que buscar aquello por lo que sientes pasión y perseguirlo. De entre las cinco o seis cosas que más me llenan en la vida está la moto. Y además me sirve para rescatar el post de los consejos para la gestión del estrés, aunque mis niveles han descendido apabullantemente desde que soy emprendedor. Hasta dice mi mujer que se me han quitado algunas canas… ¡Que cosas! […]

  6. Javier , el 6 de Septiembre de 2007 a las 11:42 | Trackback

    Buen artículo. Simplemente con apagar la televisión y hacer ejercicio ya tenemos dos buenas recetas fáciles de entender, aunque no de realizar, pero suficientes para disminuir nuestro estrés en un par de puntos.

    Enhorabuena y un saludo.

    Javier

  7. esr , el 23 de Junio de 2010 a las 11:22 | Trackback

    Hola. Simplemente una anotación para informar/recordar que el cancer también se puede curar, por suerte cada vez más.

    Lo comento por lo expuesto en el punto 9. Relativiza. Entiendo el contenido del mensaje, pero entre todos debemos comenzar a dejar de usar la palabra “cancer” de forma gratuita o frívola. No acuso al autor de este blog de ello, pero aprovecho la ocasión para hacer pública esta demanda.

    Gracias y saludos.

Deja tu comentario

Necesitas estar identificado para comentar.

Buscar:

Suscriptores:

Kisei Dojo Aikido

Pastafari!

Tags

Que se dice por aquí:

Qué se dice por ahí:

Twitter

    Fotos

    www.flickr.com
    angel.medinilla fotos Más fotos de angel.medinilla
    Cerrar
    Enviar por Correo